miércoles, 18 de enero de 2017

ALEJANDRO  DUMAS  "CADIZ"


Alejandro  Dumas  ( Padre)
Cádiz  año  1847--1848
( 4ª parte--Por  esto  gusta  Cádiz  sin saber  por  qué)
FIN  DEL  RELATO

Ante  todo,  Cádiz  es  la  hija  bienamada  del  sol ,  su  ojo  de  fuego  la  cubre  con  sus  más  ardientes  rayos, de  suerte  que  la  ciudad  entera  parece  metida  en  la  luz.  
Tres  son los  colores  parecen  requerir  la  vista :  el  azul  del  cielo ,  el blanco  de  las  casas  y  el  verde  de las  celosías.  Pero  ¡¡ Qué  azul,  qué  blanco  y  que  verde!! .  No  hay  cobalto ,  no  hay  ultramar ,  no  hay  zafiro  comparable  al  azul ; no  hay  nieve , no  hay  leche , no  hay  azúcar  parecido  al  blanco ;  no  hay  esmeralda ,  no  hay  verde  veronés  , no  hay  verde  gris  que  pueda  compararse  a  este  verde .




De  vez  en  cuando , a  través  de  la  reja  de  un  balcón ,  asoman  las  ramas  de  una  planta  que  yo  no  conocía  y  cuya  flor  se  abre  en  la  pared  como  una  estrella  de  púrpura .

No  he  visto  en  España  en  ninguna  otra  parte  casas  tan  altas  como  en  Cádiz ;  Cádiz  no  puede  extenderse  ni  a derecha  ni  a  izquierda  y  se  ve  obligada  a  ganar  en  altura  lo  que  su  islote  le  impide  de  amplitud ;  por  ello  cada una  de sus  casas  se  eleva  sobre  la  punta  del  pie  , una  para ,  mirar  el  puerto ,  otra  el mar ,  Esta  exigüidad  del  terreno  hace  las  calles  de  Cádiz  por  lo  menos tan  estrechas  como  las  de las  demás  ciudades  españolas.  Apresurémonos  a  decir  que  no  están  mejor  empedradas.
Pero  la  ventaja  que  presentan  sobre  las  otras  ciudades  de  España  ,  y  que  no  sé a  qué  atribuir ,  es  que  Cádiz  es  el  único  sitio  donde  he  visto  calles  que  parecen  ir  al  cielo .


¿ Comprende  usted ,  señora ?. El  extremo  de  estas  calles  de  que  le  hablo  da  en  el  vacío ,  están  limitados  por  el  infinito ; este  azul  que  se  extiende  entre  dos  líneas  blancas  aparece  todavía  más  excesivo  y  brillante :  es  el  azul  absoluto .  Todo  esto  es  alegre ,  vivo ,  luminoso ;  todo  esto  procura  la  explicación  de  estas  noches  vibrantes  de  amor  y  serenata  que  hasta  en  España  se  llaman  las  noches  de  Cádiz.

Esto  aparte ,  nada  hay  que  ver  en  Cádiz ; ni  monumentos ,  ni  palacios ,  ni  museos ;  una  Catedral  de  harto  mal  gusto  y  nada  más .  Pero  lo  que  viene  a  buscarse  a  Cádiz  es, como  en  Nápoles ,  este  cielo  azul , este  mar  azul ,  este  aire  transparente  y  limpio  y  este  soplo  de  amor  que  el  aire  arrastra.

Por  esto  gusta  Cádiz  sin  saber  por  qué.  Hemos  andado  de aquí  a  allá  todo  el  día  con  nuestro  amable  Cónsul ,   señor  Huet ,  y  aparte  una  encantadora  dama ,  que  nos  ha  recibido  con  una  gracia  del  todo  francesa  y  que  mañana  de  un  baile  que  expresamente  me  ha  dedicado ,  me  vería  muy  apurado  para  explicarle  lo  que  he  visto .  Hemos  pasado  la  tarde  visitando  los  almacenes  de  esteras .  Las  esteras  son  la  especialidad  de Cádiz .

No  conozco  nada  más  lindo ,  más  coqueto ,  más  elegante  que  estas  largas  esteras  blancas ,  suaves  como  telas ,  con  bordados  y  dibujos  rojos  y  negros .  He  adquirido  no  sé  cuantos  metros ,  que  el  Veloce  tendrá  la  bondad  de  transportar  a  Argel ,  y  allí  me  dolerá  mucho  si  no encuentro  modo  de  envíarlas  a  Francia.    " A bordo  del  Veloce ".


Ayer  le  escribía  desde  el  Puerto  de  Santa  María ,  mientras   mis  amigos ,  más  curiosos  que  yo  por  estas  cosas ,  visitaban  las  magníficas  bodegas  que  son  la  riqueza  de  la  población .
Desde  el  Puerto  de  Santa  María ,  el vino  de  Jerez  se  derrama  por  el  mundo  gastronómico .
Por  eso ,  Puerto  de  Santa  María  es  un  verdadero  lugar  de  peregrinación  para  los  Ingleses .    Un  vaporcito  que  va  cada  hora  de  Santa  María  a  Cádiz  conduce  en  cada  viaje ,  si no  un  cargamento  completo ,  por  lo  menos  un  muestrario  de  elegantes  viajeros  que ,  depués  de  haberse  detenido  en  Sanlúcar ,  quieren  comparar  el  pajarete  con  el  Jerez .

martes, 17 de enero de 2017

 ALEJANDRO  DUMAS  EN  " CADIZ "


Alejandro  Dumas  ( Padre)
Cádiz  año  1847-1848
( 3ª parte-- Nuestra  aventura  fue  divulgada )

Hicimos   comparecer  al  hotelero  y  le  dirigimos  una  largar  amonestación  acerca  del  respeto  debido  a  las  mujeres.  Creíamos  que  el  pícaro  se  disculparía .  Pero  fue  lo  contrario ;  Reclamó  para  sí  toda  la  responsabilidad ,  declarando  que  lo  que  había  hecho  era  indispensable  para  mantener  el  buen  nombre  de  su  hotel.  Yo  pedí  majestuosamente  la  nota.  El  hotelero  nos  la  presentó  con  un  aire  majestuoso  idéntico  al  nuestro.
Fue  no  pequeña  fortuna  que  el  digno  hotelero  fuese  tan  susceptible  en  punto  al  honor  de  su  casa.  En  veinticuatro  horas  de  estancia  en  el  hotel  la  nota  se elevaba  ya  a  doscientos  cincuenta  francos.   Prorrumpimos  en  exclamaciones  de  asombro.
Es  preciso declarar  que  los  hoteleros  españoles  no  conocen  lo  que  nosotros  llamamos  tan  sensatamente  adición.
Los  hoteleros  españoles  presentan  una cifra  total  y  eso  les  basta.  Como  al  Cid ,  hay  que  creerlos  bajo  su  palabra.
Desgraciadamente,  nosotros  éramos  menos  ricos  que  aquellos  judíos  de  Burgos  que  prestaron  a  Don  Rodrigo ; encargamos  por  tanto , a  nuestro  economista  maquet  que  negociase  con  el  hotelero  del  Europa.

Maquet  regateó  cincuenta  francos  sobre  el  total.  Después  de  esto, como  era  ya  demasiado  tarde  para  procurarnos  ayudantes, procedimos  por  nosotros  mismos  a  cuidar  de  nuestro  traslado.

¿ Nos  imagina  usted,  señora ,  desfilando  por  las  calles  de  Cádiz ,  cada  uno  con  sus  bártulos  en  la  mano ,  ni  más ni  menos  que  los  saltimbanquis  de  nuestro  señor  Bilboquet ,  a  excepción  de  la  música ?.
Después  de  cierta  vacilación,  después  de  aquellas  idas  y  venidas  naturales   en  gentes  que  no  conocen  una  ciudad , abordamos  el  Hotel  de  la  Cuatro  Naciones ,  donde  fuimos  recibidos  por  el  gerente , los  mozos ,  los  marmitones  y  las  doncellas.


Nuestra  aventura  fue  divulgada .  El  dueño  de  las  Cuatro  Naciones  estaba ,  naturalmente  , en  rivalidad  y  competencia  con  el  del  Hotel  de  Europa.  Tenía ,  por  tanto ,  que  ser  con  nosotros  tan  afable  y  cortés  como  descortés  e  intemperante  fue  el  otro.  Nos  recibió ,  pues , señora,  con  todos  los  honores  de  guerra.

Apenas  aparecimos  en la  esquina  de  la  calle,  él  ,  mozos  y  doncellas , se  precipitaron  hacia  nosotros  como  una  nube  de  pescadores  sobre  un  banco  de  sardinas.  Después  cada  uno  emprendió  su  vuelo  llevando  algún  bulto  en  la  mano.
Por  un  instante  temimos  que  el  demasiado  cumplimiento  nos  fuese  todavía  más  desventajoso  que  la  negligencia ; pero  a  la  hora  del  recuento  de  nuestro  equipaje  nada  hallamos  en  falta ,  dicho  sea  en  honor  a los  dependientes  del  Hotel  de las  Cuatro  Naciones.

Y  ya  que  hemos  concluido  el  relato  de  nuestras  divagaciones ,  permitame  que  le  hable  un  poco  de  la  Ciudad ; apenas  he  visto  hasta  ahora  algo  más  de  lo  que  se  ve  yendo  desde  la  posta  a  la  fonda  de  Europa , de  furibunda  memoria ;  pero  ya  es  bastante  para  formarse  una  idea  general .

lunes, 16 de enero de 2017

ALEJANDRO  DUMAS  EN  " CADIZ"


Alejandro  Dumas  ( Padre) 
Cádiz  año  1847--1848
( 2ª parte  Hospedándose  en  la  Ciudad )

Ganamos  las  puertas  de  la  ciudad,  donde  nos  esperaba  la  verdadera  Aduana ;  la  anterior  no  había  sido  más  que  una  escaramuza.  Nuestro  arsenal  había  despertado  la  susceptibilidad  de  los  señores  " alcabaleros" ( el  que  cobraba  tributos  o  impuestos ) ,  que  deseaban  absolutamente  saber  a  qué  obedecía  toda  aquella  cantidad  de  fusiles.  En  Cádiz  no  habían  visto  tanto  armamento  desde  la  toma  del  Trocadero.  Tuvimos  que  explicar ,  que  en  Granada  en  la  posada  que  estuvimos  descansando,  nos recomendaron  que  nos  hiciéramos  de  nuestra  protección  por  peligro  de  asaltantes  de  caminos  por  estas  tierra.
Con  esto  y un  pequeño  soborno  al  jefe  de la  Aduana  , entramos  por  fin en  Cádiz.

Nos  habían  dado  en  Sevilla  la  dirección  de la  fonda  de  Europa,  asegurándonos  que  era  la  mejor  de  Cádiz.  A ella  nos  hicimos, pues, conducir.
Efectivamente; su  aspecto ,comparado  con  las  horribles  posadas  de las  Castillas,  de  la  Mancha  y  de  Andalucía , que  ya  conocíamos , era  el  de  un  verdadero  palacio.
Nos  instalaron  en el  primer  piso , en el  mejor  departamento  del  hotel.   Apenas  nos  habíamos  instalado  subió  un  mozo  a  preguntarme  sí  quería  recibir  al  Señor  Vial,  segundo  teniente  del  Veloce. (...) 
Invitamos  a  comer  al  teniente  Vial  y  aceptó  con  una  franqueza  que  nos  hizo  simpático ; desde  aquel  momento  comprendimos  que  íbamos  a ser  excelentes  amigos.  La  comida  estaba  servida  con  un  cierto  aire  francés  que  nos  regocijó.
Acabamos  de  ser  despedidos  de  Hotel  de  Europa  por  motivos  de mala  conducta.  Tengo, ¡ ay!  señora,  que  contarle  algo  muy  triste,  y  sobre  todo  muy  humillante.
No  he  decirle  que  debemos  esta  vergüenza  a  la  pobre  Julia.  No  quiero  detallarle  cuál  es  el nuevo  Ulises  a  quien  sigue  la  moderna  sirena ;  pero  lo  cierto  es  que  la  madre  no  era  más  que  un  pretexto  y  Cádiz  un  recurso . 

Ya  le  tengo  explicado  a  usted,  señora, cómo  , obedeciendo  a  su  amor,  y  quizá  también  un  poco  a  su  hambre,  Julia  se  nos  había  reunido  la  víspera  a la  hora  de  comer  y  por  la  mañana  a  la  hora  de  desayunar.  Volvió  después  a  la  hora  del  almuerzo.
Pero  es  preciso  que  sepa  usted  que  España  es  un  país  de  costumbres  severas; los  hoteleros,  especialmente , son  muy  puritanos. El  nuestro  escandalizándose  con  esta tripe  visita  y  participó  a  Julia  que  no  podía  subir  a  vernos.

domingo, 15 de enero de 2017

ALEJANDRO  DUMAS  EN " CADIZ"


Alejandro  Dumas  ( Padre)
Cádiz  año 1847-1848
( 1ª parte  " la  llegada  a Cádiz" )

ALEJANDRO  Dumas, padre ( 1802--1870), viajo  por  España  en los  años  40  del  Siglo  XIX .  Eran   tiempos  en  que  estas  tierras  no  eran  nada  queridos  los  Franceses,  pero  el  autor  de  " LOS  TRES  MOSQUETEROS"  su  fama  literaria  y  su carisma  le  abrieron  todas  las  puertas.
La  estancia  de  "DUMAS"  en  Cádiz  se  narra  entreverada  con  mil  anécdotas:  Embarcamos  en  Sanlucar  sobres  las  dos  de  la tarde  , Alejandro  Dumas  se  acomodo  en  la  popa  del  barco ,  esperando  que  embarcar el  equipaje  y  algunos  viajeros  rezagado  que  no  había  llegado . Por fin  sobre  las  tres  de la  tarde  comenzaron  los  marineros  a  soltar  las  amaras  del  barcos ,   comenzó  a  despegar  del  un  espigón  de  madera  ,  donde  estaba  amarrado ,  el  barco  iban  completo  de  pasajeros  ,  mercancías  y provisiones  campestre  y algunos  cajones  de  gallinas , supongo  que es  para  vender  en  el  Mercado  de  Cádiz ,  no  se  si  seria  por el  buen  tiempo  que  hacia    o  que  era  habitual  la  comunicación entre  Sanlucar  y  Cádiz .
Dos  horas  de  mar  separan  Sanlúcar  de  Cádiz  (...)  Sentado  en  la  popa  del  barco  corrigiendo  los  apuntes  de  nuestra  estancia en  Sanlucar,  llego  mi hijo  Alejandro   para  hablarme  de  la  joven  cortesana , Julia, que  enamorada  de uno  de  los dibujantes  compañeros  de  viaje, le  sigue  desde  Sevilla.
Alejandro , hijo,  esa  joven  no  puede  seguir  con nosotros  el  viaje , recuerda  que después  de  Cádiz    seguimos  para  África.  
Finalmente  aparecieron  las primeras  casas  de  la  blanca  calle,  que  parecían   surgir  de  la  mar;  no  se  veía  aún  la  tierra  sobre  la  cual  se  levanta  la  ciudad  y  que  parecía  hundida  en  el  agua.



Aquella  blancura,  destacándose  sobre  el  doble  azul  del  cielo  y  de la  mar,  como  dijo  el  poeta  Inglés  " LORD  BYRON" era  algo  deslumbrador .

Como  nos  habían  prometido,  hacia  las  cinco  entramos  en  el  puerto.  Era  la  primera  vez  que  un  barco  mantenía  su  palabra.  Me  mostré  agradecido  por  el  trato  y la  puntualidad.
El  puerto  estaba  lleno  de  barcos  de  todos  los  países,  de  todas  las  formas  y  de  todos  los  tamaños.


Nuestra  primera  mirada  fue  para  comprobar  si  en  medio  de  todos  aquellos  palos  de  barcos  de  vela  se  destacaba  la  chimenea  de  algún  barco  de  vapor.  Había  dos ;  tenemos, pues,  doble  coyuntura.  Anclamos  en  medio  del  puerto.   Al  instante  nos  rodearon  multitud  de  barcas , como  en  todos  los  puertos  del  mundo,  nos  cercó  una  nube  de  solicitantes.  Transbordamos  nuestros  efectos,  nos  despedimos  de  la  joven  Julia  y  nos  encaminamos  a  la  salida .   No  fueron  rendidos   honores  por  los  caballeros  de  la  Aduana.
Si  los  Gobiernos  supiesen  todo  lo  que  pierden  las  más  encantadoras  ciudades  por  ser  guardadas por los  odiosos  uniformes  verdes  que  se  encuentran  en  todas  partes,  estoy  seguro  que  de  común  acuerdo  abolirán  Gabelas  y  Alcabalas  ( impuestos  o  contribución ).




No  obstante,  puesto  que  estaban  allí, juzgué  oportuno  utilizarles  preguntándoles  cuales  eran  los  Vapores  que  estaban  en  el  puerto  y  a  qué  pabellón  pertenecían .   Eran  franceses  y  se  llamaban  Veloce  y  Acheron . Los  dos  venían  de  Tánger.


viernes, 13 de enero de 2017

Los  viajeros románticos  por  Andalucía


( Grabado  Anónimo )

Ronda  vive  el  siglo XIX  en  su  aislamiento  serrano  hasta  que  los  viajeros  extranjeros  la  descubren  en  pleno  auge  del  movimiento  Romántico.  El  bandolerismo  y  el  contrabando  estuvieron  favorecidos  desde  siempre  por  su  escarpada  geografía  ,  y  alimentado  por  las  circunstancias  derivadas  de  la  Guerra  de  Independecia  contra  los  ejércitos  Franceses.

MERIMÉE,  FORD, GAUTIER, DAVILLIER,  ALEXANDER  SLIDELL,  ALEJANDRO  DUMAS,  LOS  DIBUJOS  DE  LEWIS,  ROBERTS,  BLANCHARD O DORÉ  convierten  a  Andalucía  en  genaral,  y  a  Ronda  en  particular ,  en  una  estampa,  en  la que  se  dan  la  mano  el  Bandolero,  la  Maja  Serrana y  el  Torero .  En  el itenerario  habitual  de los  viajeros  Románticos  por  Andalucía  figuraban  sus  grandes  ciudades  históricas  ( Córdoba,  Sevilla, Cádiz, Málaga , Granada ,  huelva......)

martes, 10 de enero de 2017


" LA  TOILETTE"
Una  mujer  se  asea  en  el  interior  de  su  dormitorio.  Sentada  de  perfil  junto  a  la  ventana  y  ayudada  por  un  espejo, alargas  sus  brazos  para  peinar  su  larga melena.  En  el  suelo, una  palangana y  sobre  una  silla,  diversos  utensilios  de  limpieza y  un paño  que  cae  por  encima  del  respaldo  . Dos  niños  juegan,  uno  tumbado  boca  arriba  sobre  la  alfombra  y  otro  a  gatas  debajo  de la  cama.  ( Año 1899)

Federico  Godoy  Castro  , pintor  que  nacido  en  Cádiz  ,  en  el  año  1869  ( España ) 
En  1878  comienza  sus  estudios  artísticos  en  la  Escuela  Especial  de  Bellas  Artes  de su  ciudad  natal,  dando  tempranas  muestras  de  su  maestría  en  las exposiciones  de  diversas  instituciones  gaditana.

Mujer  del  Barrio  de  Santa  María  ( Cádiz)

LITOGRAFÍA  DE  1872