miércoles, 18 de enero de 2017

ALEJANDRO  DUMAS  "CADIZ"


Alejandro  Dumas  ( Padre)
Cádiz  año  1847--1848
( 4ª parte--Por  esto  gusta  Cádiz  sin saber  por  qué)
FIN  DEL  RELATO

Ante  todo,  Cádiz  es  la  hija  bienamada  del  sol ,  su  ojo  de  fuego  la  cubre  con  sus  más  ardientes  rayos, de  suerte  que  la  ciudad  entera  parece  metida  en  la  luz.  
Tres  son los  colores  parecen  requerir  la  vista :  el  azul  del  cielo ,  el blanco  de  las  casas  y  el  verde  de las  celosías.  Pero  ¡¡ Qué  azul,  qué  blanco  y  que  verde!! .  No  hay  cobalto ,  no  hay  ultramar ,  no  hay  zafiro  comparable  al  azul ; no  hay  nieve , no  hay  leche , no  hay  azúcar  parecido  al  blanco ;  no  hay  esmeralda ,  no  hay  verde  veronés  , no  hay  verde  gris  que  pueda  compararse  a  este  verde .




De  vez  en  cuando , a  través  de  la  reja  de  un  balcón ,  asoman  las  ramas  de  una  planta  que  yo  no  conocía  y  cuya  flor  se  abre  en  la  pared  como  una  estrella  de  púrpura .

No  he  visto  en  España  en  ninguna  otra  parte  casas  tan  altas  como  en  Cádiz ;  Cádiz  no  puede  extenderse  ni  a derecha  ni  a  izquierda  y  se  ve  obligada  a  ganar  en  altura  lo  que  su  islote  le  impide  de  amplitud ;  por  ello  cada una  de sus  casas  se  eleva  sobre  la  punta  del  pie  , una  para ,  mirar  el  puerto ,  otra  el mar ,  Esta  exigüidad  del  terreno  hace  las  calles  de  Cádiz  por  lo  menos tan  estrechas  como  las  de las  demás  ciudades  españolas.  Apresurémonos  a  decir  que  no  están  mejor  empedradas.
Pero  la  ventaja  que  presentan  sobre  las  otras  ciudades  de  España  ,  y  que  no  sé a  qué  atribuir ,  es  que  Cádiz  es  el  único  sitio  donde  he  visto  calles  que  parecen  ir  al  cielo .


¿ Comprende  usted ,  señora ?. El  extremo  de  estas  calles  de  que  le  hablo  da  en  el  vacío ,  están  limitados  por  el  infinito ; este  azul  que  se  extiende  entre  dos  líneas  blancas  aparece  todavía  más  excesivo  y  brillante :  es  el  azul  absoluto .  Todo  esto  es  alegre ,  vivo ,  luminoso ;  todo  esto  procura  la  explicación  de  estas  noches  vibrantes  de  amor  y  serenata  que  hasta  en  España  se  llaman  las  noches  de  Cádiz.

Esto  aparte ,  nada  hay  que  ver  en  Cádiz ; ni  monumentos ,  ni  palacios ,  ni  museos ;  una  Catedral  de  harto  mal  gusto  y  nada  más .  Pero  lo  que  viene  a  buscarse  a  Cádiz  es, como  en  Nápoles ,  este  cielo  azul , este  mar  azul ,  este  aire  transparente  y  limpio  y  este  soplo  de  amor  que  el  aire  arrastra.

Por  esto  gusta  Cádiz  sin  saber  por  qué.  Hemos  andado  de aquí  a  allá  todo  el  día  con  nuestro  amable  Cónsul ,   señor  Huet ,  y  aparte  una  encantadora  dama ,  que  nos  ha  recibido  con  una  gracia  del  todo  francesa  y  que  mañana  de  un  baile  que  expresamente  me  ha  dedicado ,  me  vería  muy  apurado  para  explicarle  lo  que  he  visto .  Hemos  pasado  la  tarde  visitando  los  almacenes  de  esteras .  Las  esteras  son  la  especialidad  de Cádiz .

No  conozco  nada  más  lindo ,  más  coqueto ,  más  elegante  que  estas  largas  esteras  blancas ,  suaves  como  telas ,  con  bordados  y  dibujos  rojos  y  negros .  He  adquirido  no  sé  cuantos  metros ,  que  el  Veloce  tendrá  la  bondad  de  transportar  a  Argel ,  y  allí  me  dolerá  mucho  si  no encuentro  modo  de  envíarlas  a  Francia.    " A bordo  del  Veloce ".


Ayer  le  escribía  desde  el  Puerto  de  Santa  María ,  mientras   mis  amigos ,  más  curiosos  que  yo  por  estas  cosas ,  visitaban  las  magníficas  bodegas  que  son  la  riqueza  de  la  población .
Desde  el  Puerto  de  Santa  María ,  el vino  de  Jerez  se  derrama  por  el  mundo  gastronómico .
Por  eso ,  Puerto  de  Santa  María  es  un  verdadero  lugar  de  peregrinación  para  los  Ingleses .    Un  vaporcito  que  va  cada  hora  de  Santa  María  a  Cádiz  conduce  en  cada  viaje ,  si no  un  cargamento  completo ,  por  lo  menos  un  muestrario  de  elegantes  viajeros  que ,  depués  de  haberse  detenido  en  Sanlúcar ,  quieren  comparar  el  pajarete  con  el  Jerez .

No hay comentarios:

Publicar un comentario