lunes, 16 de enero de 2017

ALEJANDRO  DUMAS  EN  " CADIZ"


Alejandro  Dumas  ( Padre) 
Cádiz  año  1847--1848
( 2ª parte  Hospedándose  en  la  Ciudad )

Ganamos  las  puertas  de  la  ciudad,  donde  nos  esperaba  la  verdadera  Aduana ;  la  anterior  no  había  sido  más  que  una  escaramuza.  Nuestro  arsenal  había  despertado  la  susceptibilidad  de  los  señores  " alcabaleros" ( el  que  cobraba  tributos  o  impuestos ) ,  que  deseaban  absolutamente  saber  a  qué  obedecía  toda  aquella  cantidad  de  fusiles.  En  Cádiz  no  habían  visto  tanto  armamento  desde  la  toma  del  Trocadero.  Tuvimos  que  explicar ,  que  en  Granada  en  la  posada  que  estuvimos  descansando,  nos recomendaron  que  nos  hiciéramos  de  nuestra  protección  por  peligro  de  asaltantes  de  caminos  por  estas  tierra.
Con  esto  y un  pequeño  soborno  al  jefe  de la  Aduana  , entramos  por  fin en  Cádiz.

Nos  habían  dado  en  Sevilla  la  dirección  de la  fonda  de  Europa,  asegurándonos  que  era  la  mejor  de  Cádiz.  A ella  nos  hicimos, pues, conducir.
Efectivamente; su  aspecto ,comparado  con  las  horribles  posadas  de las  Castillas,  de  la  Mancha  y  de  Andalucía , que  ya  conocíamos , era  el  de  un  verdadero  palacio.
Nos  instalaron  en el  primer  piso , en el  mejor  departamento  del  hotel.   Apenas  nos  habíamos  instalado  subió  un  mozo  a  preguntarme  sí  quería  recibir  al  Señor  Vial,  segundo  teniente  del  Veloce. (...) 
Invitamos  a  comer  al  teniente  Vial  y  aceptó  con  una  franqueza  que  nos  hizo  simpático ; desde  aquel  momento  comprendimos  que  íbamos  a ser  excelentes  amigos.  La  comida  estaba  servida  con  un  cierto  aire  francés  que  nos  regocijó.
Acabamos  de  ser  despedidos  de  Hotel  de  Europa  por  motivos  de mala  conducta.  Tengo, ¡ ay!  señora,  que  contarle  algo  muy  triste,  y  sobre  todo  muy  humillante.
No  he  decirle  que  debemos  esta  vergüenza  a  la  pobre  Julia.  No  quiero  detallarle  cuál  es  el nuevo  Ulises  a  quien  sigue  la  moderna  sirena ;  pero  lo  cierto  es  que  la  madre  no  era  más  que  un  pretexto  y  Cádiz  un  recurso . 

Ya  le  tengo  explicado  a  usted,  señora, cómo  , obedeciendo  a  su  amor,  y  quizá  también  un  poco  a  su  hambre,  Julia  se  nos  había  reunido  la  víspera  a la  hora  de  comer  y  por  la  mañana  a  la  hora  de  desayunar.  Volvió  después  a  la  hora  del  almuerzo.
Pero  es  preciso  que  sepa  usted  que  España  es  un  país  de  costumbres  severas; los  hoteleros,  especialmente , son  muy  puritanos. El  nuestro  escandalizándose  con  esta tripe  visita  y  participó  a  Julia  que  no  podía  subir  a  vernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario