domingo, 15 de enero de 2017

ALEJANDRO  DUMAS  EN " CADIZ"


Alejandro  Dumas  ( Padre)
Cádiz  año 1847-1848
( 1ª parte  " la  llegada  a Cádiz" )

ALEJANDRO  Dumas, padre ( 1802--1870), viajo  por  España  en los  años  40  del  Siglo  XIX .  Eran   tiempos  en  que  estas  tierras  no  eran  nada  queridos  los  Franceses,  pero  el  autor  de  " LOS  TRES  MOSQUETEROS"  su  fama  literaria  y  su carisma  le  abrieron  todas  las  puertas.
La  estancia  de  "DUMAS"  en  Cádiz  se  narra  entreverada  con  mil  anécdotas:  Embarcamos  en  Sanlucar  sobres  las  dos  de  la tarde  , Alejandro  Dumas  se  acomodo  en  la  popa  del  barco ,  esperando  que  embarcar el  equipaje  y  algunos  viajeros  rezagado  que  no  había  llegado . Por fin  sobre  las  tres  de la  tarde  comenzaron  los  marineros  a  soltar  las  amaras  del  barcos ,   comenzó  a  despegar  del  un  espigón  de  madera  ,  donde  estaba  amarrado ,  el  barco  iban  completo  de  pasajeros  ,  mercancías  y provisiones  campestre  y algunos  cajones  de  gallinas , supongo  que es  para  vender  en  el  Mercado  de  Cádiz ,  no  se  si  seria  por el  buen  tiempo  que  hacia    o  que  era  habitual  la  comunicación entre  Sanlucar  y  Cádiz .
Dos  horas  de  mar  separan  Sanlúcar  de  Cádiz  (...)  Sentado  en  la  popa  del  barco  corrigiendo  los  apuntes  de  nuestra  estancia en  Sanlucar,  llego  mi hijo  Alejandro   para  hablarme  de  la  joven  cortesana , Julia, que  enamorada  de uno  de  los dibujantes  compañeros  de  viaje, le  sigue  desde  Sevilla.
Alejandro , hijo,  esa  joven  no  puede  seguir  con nosotros  el  viaje , recuerda  que después  de  Cádiz    seguimos  para  África.  
Finalmente  aparecieron  las primeras  casas  de  la  blanca  calle,  que  parecían   surgir  de  la  mar;  no  se  veía  aún  la  tierra  sobre  la  cual  se  levanta  la  ciudad  y  que  parecía  hundida  en  el  agua.



Aquella  blancura,  destacándose  sobre  el  doble  azul  del  cielo  y  de la  mar,  como  dijo  el  poeta  Inglés  " LORD  BYRON" era  algo  deslumbrador .

Como  nos  habían  prometido,  hacia  las  cinco  entramos  en  el  puerto.  Era  la  primera  vez  que  un  barco  mantenía  su  palabra.  Me  mostré  agradecido  por  el  trato  y la  puntualidad.
El  puerto  estaba  lleno  de  barcos  de  todos  los  países,  de  todas  las  formas  y  de  todos  los  tamaños.


Nuestra  primera  mirada  fue  para  comprobar  si  en  medio  de  todos  aquellos  palos  de  barcos  de  vela  se  destacaba  la  chimenea  de  algún  barco  de  vapor.  Había  dos ;  tenemos, pues,  doble  coyuntura.  Anclamos  en  medio  del  puerto.   Al  instante  nos  rodearon  multitud  de  barcas , como  en  todos  los  puertos  del  mundo,  nos  cercó  una  nube  de  solicitantes.  Transbordamos  nuestros  efectos,  nos  despedimos  de  la  joven  Julia  y  nos  encaminamos  a  la  salida .   No  fueron  rendidos   honores  por  los  caballeros  de  la  Aduana.
Si  los  Gobiernos  supiesen  todo  lo  que  pierden  las  más  encantadoras  ciudades  por  ser  guardadas por los  odiosos  uniformes  verdes  que  se  encuentran  en  todas  partes,  estoy  seguro  que  de  común  acuerdo  abolirán  Gabelas  y  Alcabalas  ( impuestos  o  contribución ).




No  obstante,  puesto  que  estaban  allí, juzgué  oportuno  utilizarles  preguntándoles  cuales  eran  los  Vapores  que  estaban  en  el  puerto  y  a  qué  pabellón  pertenecían .   Eran  franceses  y  se  llamaban  Veloce  y  Acheron . Los  dos  venían  de  Tánger.


No hay comentarios:

Publicar un comentario