martes, 17 de enero de 2017

 ALEJANDRO  DUMAS  EN  " CADIZ "


Alejandro  Dumas  ( Padre)
Cádiz  año  1847-1848
( 3ª parte-- Nuestra  aventura  fue  divulgada )

Hicimos   comparecer  al  hotelero  y  le  dirigimos  una  largar  amonestación  acerca  del  respeto  debido  a  las  mujeres.  Creíamos  que  el  pícaro  se  disculparía .  Pero  fue  lo  contrario ;  Reclamó  para  sí  toda  la  responsabilidad ,  declarando  que  lo  que  había  hecho  era  indispensable  para  mantener  el  buen  nombre  de  su  hotel.  Yo  pedí  majestuosamente  la  nota.  El  hotelero  nos  la  presentó  con  un  aire  majestuoso  idéntico  al  nuestro.
Fue  no  pequeña  fortuna  que  el  digno  hotelero  fuese  tan  susceptible  en  punto  al  honor  de  su  casa.  En  veinticuatro  horas  de  estancia  en  el  hotel  la  nota  se elevaba  ya  a  doscientos  cincuenta  francos.   Prorrumpimos  en  exclamaciones  de  asombro.
Es  preciso declarar  que  los  hoteleros  españoles  no  conocen  lo  que  nosotros  llamamos  tan  sensatamente  adición.
Los  hoteleros  españoles  presentan  una cifra  total  y  eso  les  basta.  Como  al  Cid ,  hay  que  creerlos  bajo  su  palabra.
Desgraciadamente,  nosotros  éramos  menos  ricos  que  aquellos  judíos  de  Burgos  que  prestaron  a  Don  Rodrigo ; encargamos  por  tanto , a  nuestro  economista  maquet  que  negociase  con  el  hotelero  del  Europa.

Maquet  regateó  cincuenta  francos  sobre  el  total.  Después  de  esto, como  era  ya  demasiado  tarde  para  procurarnos  ayudantes, procedimos  por  nosotros  mismos  a  cuidar  de  nuestro  traslado.

¿ Nos  imagina  usted,  señora ,  desfilando  por  las  calles  de  Cádiz ,  cada  uno  con  sus  bártulos  en  la  mano ,  ni  más ni  menos  que  los  saltimbanquis  de  nuestro  señor  Bilboquet ,  a  excepción  de  la  música ?.
Después  de  cierta  vacilación,  después  de  aquellas  idas  y  venidas  naturales   en  gentes  que  no  conocen  una  ciudad , abordamos  el  Hotel  de  la  Cuatro  Naciones ,  donde  fuimos  recibidos  por  el  gerente , los  mozos ,  los  marmitones  y  las  doncellas.


Nuestra  aventura  fue  divulgada .  El  dueño  de  las  Cuatro  Naciones  estaba ,  naturalmente  , en  rivalidad  y  competencia  con  el  del  Hotel  de  Europa.  Tenía ,  por  tanto ,  que  ser  con  nosotros  tan  afable  y  cortés  como  descortés  e  intemperante  fue  el  otro.  Nos  recibió ,  pues , señora,  con  todos  los  honores  de  guerra.

Apenas  aparecimos  en la  esquina  de  la  calle,  él  ,  mozos  y  doncellas , se  precipitaron  hacia  nosotros  como  una  nube  de  pescadores  sobre  un  banco  de  sardinas.  Después  cada  uno  emprendió  su  vuelo  llevando  algún  bulto  en  la  mano.
Por  un  instante  temimos  que  el  demasiado  cumplimiento  nos  fuese  todavía  más  desventajoso  que  la  negligencia ; pero  a  la  hora  del  recuento  de  nuestro  equipaje  nada  hallamos  en  falta ,  dicho  sea  en  honor  a los  dependientes  del  Hotel  de las  Cuatro  Naciones.

Y  ya  que  hemos  concluido  el  relato  de  nuestras  divagaciones ,  permitame  que  le  hable  un  poco  de  la  Ciudad ; apenas  he  visto  hasta  ahora  algo  más  de  lo  que  se  ve  yendo  desde  la  posta  a  la  fonda  de  Europa , de  furibunda  memoria ;  pero  ya  es  bastante  para  formarse  una  idea  general .

No hay comentarios:

Publicar un comentario